La Barcelona medieval refleja uno de los pasados más ilustres de Europa. No sólo porque atesora dos templos magníficos—la Catedral y la iglesia gótica de Santa Maria del Mar—, sino también porque en sus calles nacieron instituciones como la Taula de Canvi, el primer tratado medieval de derecho mercantil; el Consolat de Mar, ley santa del derecho marítimo, y las Ordinacions de Sanctacilia, aún vigentes, cuna sagrada del urbanismo. El recorrido podría empezar por la plaza del Àngel, prácticamente en el centro de la Via Laietana, una calle flanqueada por altos edificios que, al inaugurarse hacia 1909, eliminó de un plumazo parte de las calles medievales, su historia, sus recuerdos y su alma. En uno de los extremos de Via Laietana se sitúa la plaza de Urquinaona, donde vivieron los laietanos, primera tribu de la ciudad; en la otra punta, se encuentra el Moll de la Fusta, en el mar, la zona de los antiguos tinglados. La calle Argenteria es una de las principales arterias del barrio de la Ribera. Antaño se situaban aquí los orfebres medievales, hoy alberga otras atracciones: el Fossar de les Moreres, un lugar santo para los catalanes, y a pocos pasos, la mismísima Santa Maria del Mar, una auténtica joya medieval cuya altura es comparable a San Pedro del Vaticano. En la calle de Montcada, el viajero podrá visitar el Museo Picasso, que contiene la colección más completa del mundo de obras de la juventud del artista. Vale la pena cruzar al otro lado de la Laietana y entrar en la plaza de la Catedral. El templo comenzó a construirse en 1298 y es muy recomendable visitar su subsuelo, donde yacen los cimientos de una basílica del siglo IX. Conviene perderse por el interior del templo, sin olvidarse de visitar el claustro, un espacio arbolado, con estanques y trece ocas que representan la edad de la segunda patrona de la ciudad —la primera es La Mercè—, santa Eulàlia, cuando fue martirizada.

El esplendor comercial y marítimo de Barcelona entre los siglos xii y xv dotaron a la capital catalana de uno de los patrimonios medievales más ricos y abundantes de Europa. El itinerario por el distrito de Ciutat Vella recorre los barrios Gòtic, la Ribera y el Raval.

Cómo llegar
Barcelona está bien conectada con el resto de la Península y Europa tanto por carretera –Madrid está a 623 km–, como en autocar (www.enatcar.es) y tren (www.renfe.es). El aeropuerto de El Prat recibe vuelos desde las principales capitales nacionales e internacionales. Se sitúa a 12 km del centro de Barcelona, al que se puede llegar en taxi, en tren –salen cada media hora y tardan 25 minutos hasta las estaciones de Sants y de Catalunya– y en el Aerobus, un autobús que pasa cada diez minutos y en media hora alcanza la plaza de Catalunya (www.barcelona-tourist-guide.com).

Moverse por la ciudad
Los barrios del reportaje se sitúan en el distrito de Ciutat Vella, accesibles a pie desde la plaza de Catalunya, donde se localiza la oficina principal de Turisme de Barcelona. Esta plaza cuenta con estación de tren de cercanías Renfe y de Ferrocarrils de la Generalitat, paradas de autobús y de varias líneas de metro. Las estaciones de metro de Ciutat Vella son Urquinaona (línea 1), Jaume I (línea 4), Liceu (línea 3) y Drassanes (línea 3). También llegan los autobuses 17, 19, 40 y 45 y el nocturno N8. Es recomendable comprar un bono multiviajes o adquirir la Barcelona Card (www.barcelonacard.com), que permite utilizar sin límite el transporte público y tener descuentos en restaurantes y comercios. Una vez en la Barcelona medieval lo mejor es moverse a pie o en bicicleta con el servicio Bicing del Ayuntamiento (www.bicing.com).

Alojamiento
Los barrios Gòtic y la Ribera aglutinan gran parte de la oferta de la ciudad, con hoteles a la última en diseño, edificios de estilo modernista y pensiones para presupuestos modestos. Consultar las posibilidades en: www.hotelsbarcelona.org. Otra opción es alquilar un apartamento por días. En www.bcninternet.com y www.designbarcelona.com tienen una amplia oferta en la zona.

Diseño
En Ciutat Vella, en especial la Ribera y el Raval, abundan los talleres de artesanos textiles, outlets de ropa de firmas internacionales, ateliers de jóvenes diseñadores y galerías de arte (www.shop pingbarcelona.com).

Barcelona Walks
Turisme de Barcelona propone seguir varias rutas por la ciudad bajo la marca Barcelona Walks. Uno de esos paseos se centra en el barrio del Gòtic e incluye lugares esenciales de la Barcelona medieval. El itinerario dura 1h 30 min y sale de la oficina de Turisme de Barcelona en la plaza Catalunya (www.barcelonaturisme.com).

Catedral y alrededores
La Catedral conserva elementos del siglo xiii (la puerta de Sant Iu) y del xv (el altar Mayor, el campanario o el claustro), la fachada se realizó en el xix sobre planos del xiv. El templo abre a diario y se puede visitar por libre o con visitas guiadas. Desde el claustro se accede al Museo Capitular, con valiosas obras de arte sacro (www.website.es/catedralbcn). Alrededor de la Catedral se conservan calles y edificios medievales, como la Casa de l’Ardiaca (c/. Santa Llúcia, esquina calle del Bisbe), a pocos metros de la fachada catedralicia. Fue edificada en 1510 sobre una parte de la muralla romana, de la que aún contiene algún vestigio; es la sede del Arxiu Històric Municipal y su entrada es gratuita.
Desde la Casa de l’Ardiaca se accede a varias plazas de la época medieval. La calle del Bisbe conduce a la plaza Sant Jaume, con el Ayuntamiento y el palacio de la Generalitat, y a la plaza Sant Felip Neri, que alberga una iglesia barroca, una fuente y una casa renacentista, hoy Museo del Calzado. Por la calle de la Palla se alcanza la plaza del Pi, escenario de músicos y pintores ambulantes.

La Plaza del Rei
Aquí se halla el Museu d’Història de la Ciutat, que organiza visitas por las ruinas romanas subterráneas, por el Palau Reial Major –que alberga el Saló del Tinell, la gran estancia gótica donde los Reyes Católicos recibieron a Cristóbal Colón a su regreso de América– y la Capilla de Santa Àgata, del siglo xiv. Entre sus propuestas destaca la ruta por la Barcelona romana, la medieval, el barrio judío o Call y un recorrido nocturno (www.museuhistoria.bcn.es).

Barrio de La Ribera
Se extiende en el costado norte de la Via Laietana, delimitado por el parque de la Ciutadella y el puerto. Se articula alrededor de las calles Princesa, Argenteria y el paseo del Born, vía principal de la ciudad en el siglo xiii. Aglutina restaurantes y locales de copas emblemáticos y también tiendas de moda y diseño. Entre su patrimonio medieval destaca la iglesia de Santa Maria del Mar, ejemplo del gótico catalán, y los palacios nobles de la calle Montcada; destacan el Palau de Cervelló, el Dalmases, el de los Marqueses de Llió y el Aguilar. Aquí se concentran varios museos y galerías de arte.

Los mejores museos
Algunos palacios de la calle Montcada alojan museos emblemáticos de la ciudad: el Picasso (www.museupicasso.bcn.es), con una de las mejores colecciones del artista; el Museo Textil i d’Indumentària (www.museutextil.bcn.es), con colecciones de joyas, vestidos y complementos de varias épocas; el Barbier-Mueller, que alberga una de las colecciones más prestigiosas del mundo de arte precolombino (www.barbier-mueller.ch).

Las Drassanes
El próspero pasado marinero de Barcelona se plasma en las Reales Atarazanas, un edificio del siglo xiii. Ahora es la sede del Museu Marítim, cuya colección abarca desde la Edad Media al siglo xix. Además de mapas y objetos de navegación, su pieza más espectacular es la reproducción a tamaño real de la galera con la que se venció a los turcos en la batalla de Lepanto de 1571 (www.museumaritimbarcelona.com).

1 Comment:

  1. La DobleM del motor. said...
    lo he podido visitar yo y sorprende que pese a ser una gran ciudad este tan bien respetado la decoracion de su entorno,te invito a visitar mi blog y a devolverme el comentario,gracias y suerte con tu blog.

Post a Comment