A su llegada a las cataratas Victoria, el majestuoso río Zambeze protagoniza el espectáculo más sobrecogedor del sur de África: provocando un gran estruendo audible en la distancia, se desploma a lo largo de 1.700 metros en una sima de más de 100 metros de profundidad.
El médico y misionero británico David Livingstone las descubrió al mundo occidental en 1855, mientras exploraba la cuenca del Zambeze. El viaje que remonta el curso del río por la orilla derecha -la izquierda pertenece a Zambia- hasta el lago Kariba, encadena una serie formidable de parques nacionales colmados de vida animal: Hwange, Chizarira, Matusadona y los humedales de Mana Pools. El Parque Nacional Hwange, que ocupa 14.000 kilómetros cuadrados, es el más apreciado de Zimbabue por su abundante y variada fauna. En los safaris por esta reserva son sobre todo visibles los cinco grandes mamíferos: león, elefante, búfalo, rinoceronte y leopardo. El siguiente parque nacional, el de Chizarira, de 2.000 kilómetros cuadrados, es el más desconocido de Zimbabue. Destaca la silueta del monte Tandezi, de 1.500 metros de altitud, cuyas laderas descienden escalonadamente hasta las riberas del lago Kariba, formado en 1960 al represar la corriente del Zambeze para crear una de las mayores centrales eléctricas de África. Al Parque Nacional Mana Pools, Patrimonio de la Humanidad desde 1982, se accede por aire, tierra o navegando por las aguas del Zambeze, que concentran en este punto una gran cantidad de fauna, especialmente cocodrilos, hipopótamos y hasta 350 especies de aves rapaces y acuáticas.

En el norte de Zimbabue, el río Zambeza crea uno de los mayores espectáculos naturales de África, las cataratas Victoria, Patrimonio de la Humanidad desde 1989. Su visita es el inicio de un viaje que remonta el río para realizar safaris en varios parques nacionales.

A tener en cuenta
Para entrar en el país es necesario el pasaporte en regla y un visado turístico que se puede obtener en el aeropuerto de llegada. La mejor época para visitar Zimbabue es de mayo a octubre, meses que coinciden con la estación seca, temperaturas más suaves y mejores accesos que durante la estación de lluvias. No existe ninguna vacuna obligatoria, aunque se recomienda la de la fiebre amarilla y seguir un tratamiento antipaludismo. La moneda local es el dólar de Zimbabwe: 1 euro equivale a 45. La diferencia horaria con la Península es de una hora más. El idioma oficial es el inglés, pero la lengua más hablada es el shona, que es la etnia mayoritaria del país (71%).

Llegar y desplazarse
No hay vuelos directos desde España al aeropuerto de Victoria, situado a 18 km de las cataratas. Lo habitual es volar con compañías internacionales, que viajan hasta Harare, capital de Zimbabue, u otro país de la zona, donde se conecta con vuelos directos a Victoria.
Ya en Zimbabue, la forma más eficaz de cubrir las distancias largas es con vuelos domésticos de compañías como Air Zimbabwe (www. airzimbabwe.com). Si se prefiere viajar por tierra, se alquilan todoterrenos en aeropuertos y hoteles; se recomienda contratar a un conductor y un guía. En Zimbabue se conduce por la izquierda.

Alojamiento
En los alrededores de las cataratas Victoria se concentra la mayor oferta hotelera del país. Desde hoteles de categoría media a casas particulares que alquilan habitaciones. El emblemático y lujoso Hotel Victoria Falls, con más de 100 años de antigüedad, merece una visita (www.victoriafallshotel.com). Los parques nacionales ofrecen el alojamiento más genuino, desde bungalós de inspiración africana, a lujosos campamentos. Consultar: www.zimbabwetourism.co.zw.

Cataratas Victoria
Son las cascadas más grandes del mundo, con 1.700 m de longitud y más de 100 m de caída. Su visita ofrece muchas posibilidades. La más habitual es contemplarlas desde el sendero con miradores que se sitúa justo enfrente; hay que pagar una entrada para acceder. Antes del salto de agua, en la zona alta del río Zambeze, se pueden realizar paseos en canoa y cruceros al atardecer. Los más osados pueden descender haciendo rafting por los rápidos que forma el río o atreverse con el puenting. Sea cual sea el espíritu del viajero, es aconsejable sobrevolar las cataratas en helicóptero –los vuelos duran 15 minutos– para captar el espectáculo natural en toda su dimensión. También es recomendable apuntarse a una excursión nocturna –mejor si hay luna llena– para contemplar el arco iris de luna. Más información: www.zambezi.com y www.kobo-safaris.com.

Parque Nacional Hwange
Unos 120 km al sur de las cataratas Victoria –que pueden cubrirse por carretera en unas dos horas y media o en avión en media hora–, se sitúa este parque, el mayor del país y el más atractivo por su riqueza en fauna africana. Cebras, jirafas, búfalos, antílopes, rinocerontes, leopardos y leones son algunos de los animales que pueden verse, aunque Hwange destaca por reunir la mayor concentración del continente en elefantes, unos 30.000. El parque tiene 480 km de caminos aptos para realizar safaris en todoterreno y miradores para contemplar a los animales cuando se acercan para beber en las charcas.

Parque Nacional Chizarira
Al norte de Hwange y bajo la cumbre omnipresente del monte Tandezi (1.500 m), punto de referencia de las caminatas por el parque, se extiende Chizarira, la reserva natural menos explotada del país –no suele incluirse en las rutas turísticas–, aunque ofrece las panorámicas más impresionantes. Está llena de fallas como la que forma el Zambeze, cañones fluviales y praderas con acacias. Posee tres áreas diferenciadas: el norte o Tierras Altas, donde la protagonista es la vegetación; el este, hábitat del rinoceronte negro –especie en peligro de extinción–; y el sur, donde es fácil ver elefantes, leones y leopardos.

Lago Kariba
A 200 km de Victoria, el río Zambeze se ensancha al llegar al lago Kariba, construido entre 1955 y 1959. En el embalse, de 300 km de longitud, viven cocodrilos, hipopótamos, rinocerontes y una rica vegetación submarina. Rodeado de montañas, de sus aguas emergen los singulares árboles secos del Bosque Petrificado y un centenar de islas. La principal población del lago también se llama Kariba y desde ella se realizan actividades como paseos en canoa y pesca.

Matusadona y Mana Pools
Al sudeste del lago Kariba se halla el parque de Matusadona, donde se proponen safaris guiados a pie, cruceros por el Bosque Petrificado, rutas ornitológicas para ver 240 tipos de aves y pesca del pez tigre.
Mana Pools es la reserva más al norte de Zimbabue, Patrimonio de la Humanidad desde 1984, en especial por la fauna de sus humedales. Es uno de los pocos parques donde se permiten los recorridos sin guía.

Gastronomía y artesanía
Además del sadza, un plato a base de maíz que siempre acompaña las comidas, los guisos con carnes de pollo, cabra, cocodrilo o jirafa son habituales. También destaca el pescado de agua dulce. La bebida nacional es el chibuku, una cerveza de palma. Además del mercado de artesanía de Victoria, hay puestos ambulantes junto a las carreteras que venden tallas de madera, de piedra y joyas de bronce.

2 Comments:

  1. Vertice said...
    Este comentario ha sido eliminado por el autor.
    Vertice said...
    Te falta Granada, que es la mar de preciosa con su Alhambra y su Sierra Nevada. Es chulisima. Debes ponerla.

Post a Comment